Después de un accidente de tránsito, las primeras 48 a 72 horas son cruciales. ¿Por qué? Inmediatamente después de un accidente, se producirán varios eventos importantes que pueden afectar el éxito o el fracaso de su eventual caso.

La primera área de importancia es el tratamiento; ya sea que reciba o no tratamiento, cualquier aseguradora le preguntará lo siguiente:

  1. ¿La persona recibió tratamiento? y
  2. ¿Cuánto tiempo transcurrió hasta que recibió tratamiento?

Lo ideal sería que usted reciba tratamiento el mismo día del accidente. Es conveniente que acuda a su hospital local para asegurarse de que no presenta fracturas óseas ni otras lesiones permanentes. Luego, sería conveniente que comience un tratamiento quiropráctico para que las lesiones que sufrió cicatricen de manera adecuada y se documenten debidamente. La documentación que reciba de los médicos determinará el grado de éxito o fracaso de su caso durante una conciliación o un litigio.

Esta documentación sobre las lesiones y el tratamiento, en general en forma de historia clínica, representará sus argumentos contra las aseguradoras. Es lo que se discute con las aseguradoras y lo que se presenta ante un jurado en un juicio. Por ello, la Regla N.º 1 es recibir tratamiento de inmediato y mantenerlo hasta que su médico le dé el alta.

El segundo evento importante después del accidente es la «llamada telefónica». Uno o dos días después del accidente, probablemente recibirá una llamada de la aseguradora.  Puede conversar con su aseguradora todo lo que considere necesario, pero no hable con la aseguradora del otro conductor. La única declaración que debe formularle es: «Sufrí lesiones y estoy buscando tratamiento. Nuestro abogado se comunicará con ustedes». Si aún no lo hizo, remita su caso a un buen abogado (Bufete de abogados de Matthew C. Hines) para que lo presente y defienda.

En el lugar del accidente, aunque sea responsabilidad del otro conductor, no emita declaraciones como «lo siento» o «no lo vi». Todo lo que diga será admisible como prueba y probablemente se use en su contra en una etapa posterior. Siempre asegúrese de contarle su versión de los hechos al oficial de policía. A menudo, los oficiales de policía no recopilan todas las declaraciones de testigos ni los relatos directos de lo que sucedió. Al no hacerlo, los oficiales culpan o emiten multas incorrectamente a la persona equivocada. Por desgracia, es sumamente difícil lograr que el oficial modifique su informe policial y, aún más difícil, que la aseguradora pague cuando el policía afirma que fue culpa de otra persona. Por ello, asegúrese de hablar con el oficial de policía y contarle su versión de los hechos.

Asimismo, recuerde siempre obtener el nombre y número de teléfono de los testigos. En muchos casos, un oficial de policía o un juez deben evaluar dos relatos contradictorios de lo que sucedió. Un testigo que avale su relato inclinará la balanza a su favor, lo cual podría hacer que gane instantáneamente el caso.

Si alguna vez sufre lesiones y necesita representación legal, comuníquese con nuestra oficina de inmediato. Contamos con profesionales expertos y una amplia variedad de proveedores de atención médica que pueden atenderlo, incluso si no tiene seguro o no puede pagar el tratamiento médico.